BOOM DE LOS DEPORTES OUTDOOR

BOOM DE LOS DEPORTES OUTDOOR

En la actualidad vivimos en nuestra localidad un gran “boom” de practicantes de deportes “outdoor” es decir desarrollados en el Medio Natural.

Nuestras Sierras Subbéticas se han llenado de senderistas, que recorren cada fin de semana a la búsqueda de un nuevo rincón, pilar, collado, cumbre o valle… con el objetivo de pasar un día inolvidable en contacto con la naturaleza sin importar si hace calor, llueve o nieva, ya no hay excusa para no salir al campo.

De “bikers” sobre sus BTTs (bicicleta todo terreno) por los más insólitos parajes, gracias al uso de los GPS,  equipados con las mejores máquinas del mercado y llenos de tecnología (pulsómetro, gps, videocámaras, medidor de calorías, de desniveles, de cadencia…) disfrutan cada semana descubriendo nuevas rutas que comparten en internet, y perfeccionan cada semana con nuevos recorridos, vertiginosos descensos, aumentando kilometraje o desnivel positivo/negativo o simplemente compartiendo sus sensaciones a través de sus teléfonos móviles o de las redes sociales.

De “Trail-runners” o corredores por montaña, han abandonado el asfalto y han preferido practicar el “running” campo a través; subiendo picos, saltando arroyos, bajando desfiladeros…recorridos que hasta hace muy poco tiempo sólo se hacían andando. E incluso alguno da un paso más y se atreve hacerlo descalzo, practicando “barefoot” o con zapatillas “minimalistas” para aumentar las sensaciones y disfrutar de correr libre por la montaña.

Sin olvidarnos de los espeleólogos que prefieren las profundidades de la tierra, bajando a nuestras simas y cuevas; o bien de los barranquistas; descendiendo ríos o  barrancos (El  Río Bailón o el Chorrón sirven de ejemplos). De los “raiders” que mezclan todas las disciplinas anteriores añadiendo un poco de orientación a la aventura bien en modalidades competitivas o familiares. De los escaladores que gatean como lagartijas por las distintas escuelas de nuestra comarca.

Y no podemos olvidarnos de los usuarios/as de la Vía Verde en todas sus modalidades, pie, bici, caballo o simplemente practicantes de la “nueva ruta del colesterol” que se han multiplicado como setas.

El aumento de todos estos nuevos deportistas ha llevado a la proliferación de pruebas deportistas, llegando incluso a coincidir tres pruebas en el mismo fin de semana, se han multiplicado las marchas sobre BTT, las “trails de montaña”, los “raids”, etc…

Todo ello debemos valorarlo positivamente, porque hemos conseguido que una población muy grande haga deporte, síntoma de salud, fomente las relaciones sociales con la creación de nuevas asociaciones y club deportivos, y use el Medio Natural para evadirse del estrés, aprenda a valorarlo y lo muestre con respeto a las nuevas generaciones. Las carreras favorecen el “turismo deportivo” y llenan nuestros hoteles de deportistas que vienen a competir a nuestra tierra. Los equipos necesarios para la práctica ayudan al consumo y así un largo etc…de factores positivos para nuestra salud y economía local de la que debemos sentirnos orgullosos.

Hasta aquí todo genial pero ¿todos conocemos nuestro cuerpo? Sabemos dónde están nuestros límites y posibilidades?, ¿hacemos un trabajo de condición física adecuado a nuestros objetivos y disciplina?, ¿nos federamos en nuestro deporte?, ¿nos hacemos unos chequeos médicos o pruebas de esfuerzo? ¿somos respetuosos con las normas de circulación, con los demás usuarios, con los propietarios de las fincas por las que pasamos (y estos con nosotros), con el medio ambiente…?

Con ésta reflexión tan solo pretendemos recordar que todos tenemos derecho a disfrutar de nuestra actividad en el medio natural, pero que es necesario hacernos unos controles de salud, si estamos federados podemos hacernos una prueba de esfuerzo que nos garantice afrontar nuestro deporte con garantías de salud y prevenir cualquier contratiempo.

Que debemos llevar un “entrenamiento” entre semana que nos fortalezca y mejore nuestra condición física para poder disfrutar aún más de nuestra salida del domingo. Y en esa salida saber dónde está nuestro límite bien en ritmo, kilometraje, desnivel, velocidad, dificultad… hacer la actividad afín a nuestras posibilidades, mejorando poco a poco y evitando cualquier contratiempo para nosotros y nuestras familias. Y si no sabemos, ponernos en manos de profesionales para que nos orienten y ayuden a ser mejores en nuestro hobby.

 

Leer más: http://nomaslesiones.com/webantigua/www.nomaslesiones.com/blog/newscbm_772727/25/index.html

Sin Comentarios

Publicar un comentario