¿CÚAL ES LA FACTURA FISIOLÓGICA DE UNA PRUEBA DE ULTRARESISTENCIA?

¿CÚAL ES LA FACTURA FISIOLÓGICA DE UNA PRUEBA DE ULTRARESISTENCIA?

¿Cuánto tiempo me lleva recuperarme? ¿cuántas pruebas puedo hacer a lo largo de una temporada?¿qué daño sufre mi organismo?

Es muy frecuente ver en las redes sociales deportistas populares que alargan mucho su temporada, compiten en exceso, no respetan los descansos entre grandes pruebas, posiblemente por desconocimiento, posiblemente porque les vencen las ganas de competir y participar en grandes pruebas, posiblemente no sean conscientes de los riesgos, los daños fisiológicos y los tiempos que nuestro cuerpo necesita para recuperar sus valores tras someterlos a esfuerzos tan intensos y duraderos.

Un estudio en USA dice que la mayoría de los deportistas ultras son un 70% hombres y oscilan entre los 35-50 años, y que de media se inician en la ultra-distancia a los 4 años de comenzar a correr. En nuestro país por desgracia, la moda del running, del triatlón está haciendo que mucha gente se aventure a esa odisea con apenas experiencia e historial deportivo.

Imaginemos que hemos completado y competido al máximo nuestro reto (hablamos de correr una prueba no de trotar), 101kms, ironman, ultratrail…y nada más llegar a meta nos hacemos una analítica, que nos dará la siguiente información:

–          Aumento de los neutrófilos (un tipo de glóbulo blanco responsable de protegernos contra las infecciones).

–          Disminución de los linfocitos (otro tipo de glóbulo blanco, nos quedamos sin protección ante virus y bacterias)

–          Leve aumento del hematocrito (porcentaje del volumen total de sangre).

–          Aumento de los niveles de creatinquinasa (indicadora del grado de destrucción muscular).

–          Aumento de los nvieles de aspartato transaminasa (biomarcador de los daños celulares en hígado, corazón y músculos). A mayor experiencia en la distancia y mayor condición física los valores son menores.

–          Aumento de la mioglobina (proteína encargada del almacenamiento y uso del oxígeno en el músculo y se eleva por la degradación del mismo).

–          Aumento de  lactato deshidrogenasa (enzima catalizadora de tejidos del corazón, riñones, hígado, pulmones, cerebro, glóbulos rojos y músculos).

–          Aumento de la proteína c-reactiva (biomarcador de la inflamación que sufre tu cuerpo).

–          Aumento del cortisol (hormona del estrés).

En este proceso tiene vital importancia las condiciones ambientales de la prueba y el grado de deshidratación o hiponatremia (debido a concentraciones de sodio inferiores o por exceso de líquido extracelular por hidratarse en exceso sin enriquecer o una combinación de ambos) sufrido por el deportistas.

La deshidratación es la principal causa de abandono en los ejercicios de ultra resistencia y han surgido varias preocupaciones médicas que van desde daños miocárdicos a trastornos de equilibrio de electrolitos, hemoconcentración y problemas en la función renal, aunque no siempre es así (depende mucho de la experiencia, nivel de entrenamiento e ingesta de bebidas y alimentación que realiza del deportista). El aumento de leucocitos, puede ser indicador del riesgo y estrés psicofísico que supone el ejercicio de estas características.

De éste análisis extraemos las siguientes conclusiones:

–          Tardaremos varios días en recuperar los valores normales (entre 5-7 en algunos casos se puede alargar hasta 14 días), al disminuir nuestras defensas vamos a tener una puerta abierta ante posibles infecciones de virus y bacterias.

–          A parte del dolor muscular, agujetas… recuperar los daños en los tejidos de corazón, hígado, riñones. Etc. Nos llevará un tiempo. Como norma popular se dice que por cada 3kms a ritmo de competición necesitaríamos 2 días de recuperación por tanto de una prueba de 100kms nos llevaría unos 60 días  en volver a estrenar calidad para afrontar un nuevo reto, de ahí que se aconseje no realizar más de 2-3 ultras al año.

CONSEJOS WWW.NOMASLESIONES.COM

–          Planifica bien la temporada, con objetivos alcanzables y supervisados por un entrenador/a.

–          Entrena tu alimentación e hidratación. Estudia perfil, condiciones climáticas, puntos de avituallamiento y prevé tus necesidades durante la competición.

–          Respeta los principios del entrenamiento, los descansos, periodos de carga y descarga, las partes de la temporada.

–          Escucha tu cuerpo, antepón la razón a las ganas de competición.

–          Si respetas estos principios, alargarás tus tiempos como deportistas, tendrás menos lesiones, disfrutarás más de tu deporte favorito y evitarás problemas de osteoporosis temprana, problemas cardiacos, renales y/o hepáticos.

–          PONTE EN MANOS DE UN PROFESIONAL.

Leer más: http://nomaslesiones.com/webantigua/www.nomaslesiones.com/blog/index.html

Sin Comentarios

Publicar un comentario