CUESTIÓN DE MINIMAL: UNA OPINIÓN DESDE UN “PIES SUCIOS”

CUESTIÓN DE MINIMAL: UNA OPINIÓN DESDE UN “PIES SUCIOS”

ESTE ARTÍCULO FUE PUBLICADO POR LA REVISTA “SPORTLIFE” EL 30/09/2014 AQUÍ PODÉIS VERLO: www.sportlife.es/deportes/correr/articulo/minimalismo-opinion-pies-sucios

Evolución del autor desde su calzado amortiguado, por minimalista, huaraches y descalzo

En el  planeta running se debate  que esto del barefoot/minimalismo para muchos era una moda más y por tanto algo pasajero y que tardarían muchos años en verse unos resultados objetivos, para otros es una total aberración, no tiene sentido y que para algo tenemos el poder de la tecnología. Y para otros muchos es una filosofía de correr, recupera nuestra información genética, correr sintiendo la naturaleza bajo los pies y multiplicar las sensaciones uniendo cuerpo, mente y espíritu en un “correr zen”.

En las siguientes líneas mi única pretensión es dar a conocer una serie de datos, ideas, sensaciones. Invitar a la gente a vivenciar el “correr natural” y una vez que tenga esa experiencia obtenga una visión objetiva y valore los pros y contras de correr minimalista o con calzado amortiguado.

Lo cierto es que a finales del S XIX ya hay estudios de la Universidad de Harvard que analizaban los pros y contras del correr descalzo frente al calzado. Y es a finales de los 70 y principios de los 80 cuando las principales marcas americanas de calzado deportivo popularizan el “joggin” creando una nueva forma de correr a base de talonar ayudados de un calzado de última tecnología que da mucha amortiguación y permite correr a toda persona indistintamente de su edad, peso, altura etc.. además su publicidad nos ha vendido que necesitamos amortiguación, que necesitamos saber si somos pronadores / supinadores / neutros, que debemos cambiar cada x kms porque pierden propiedades y nos pueden lesionar y si la lesión aparece debemos poner plantillas.  (Curiosamente el uso de plantillas,  solo funcionan en el 40% de los casos y de estos dan origen a un nuevo tipo de lesión, seguro que muchos de los que leéis esto tenéis un par de plantillas).

En el S XXI  se ha comprobado que un porcentaje elevadísimo  de corredores populares (7 de cada 10) que usa ese calzado y esa forma de correr presenta una lesión más o menos grave en el último año provocadas por mala técnica, mal apoyo, mal acondicionamiento físico, y sobrecargas.

Es cuando causa furor el libro “Nacidos para correr” donde un escritor (MacDougall, C.)de una popular revista para corredores y sufridor de infinidad de lesiones da a conocer al mundo una tribu mexicana que recorren grandes distancias por terrenos escarpados simplemente con unas “huaraches” de su fabricación, fomentando una forma de correr, una forma natural tal como estamos diseñados genéticamente para correr (basta con observar correr a un niño de 2 años para comprobarlo) que previene lesiones por la simple razón de que al correr descalzos nos obligamos a poyar el pie correctamente (desaparece el riesgo por mal apoyo), nos permite correr de una forma más eficiente (se mejora la técnica), las fuerzas de impacto recaen bajo el centro de gravedad frente a las rodillas, permiten correr más tiempo y más rápido (desaparece o se minimiza el riesgo por sobrecarga) mejora nuestra percepción, la propiocepción, la fuerza y la flexibilidad de los pies . El profesor de antropología de la Universidad de Harvard Lieberman, D. ha publicado varios estudios demostrando lo anteriormente expuesto.

 

POR TANTO TODOS ESTAMOS DISEÑADOS GENÉTICAMENTE PARA CORRER DESCALZOS, la pega es que llevamos infinidad de años prisioneros en calzado y nuestros pies han quedado dormidos, y para poder despertarlos, recuperar su sensibilidad, su funcionalidad (flexibilidad, fuerza) de una de las mayores obras de ingeniería que son nuestros pies. Y para ello debemos hacer una transición de forma lenta, constante, progresiva (muchos corredores descalzos afirman que están siempre en continua transición) para conseguir una adaptación perfecta; incluye trabajo descalzo en distintas superficies, trabajo de fuerza, flexibilidad y propiocepción. (para más información sobre la transición y el acondicionamiento físico pincha aquí /http://www.nomaslesiones.com/news/%C2%BFque-es-%22barefoot%22-y-el-calzado-minimalista-/ )

Al día de hoy tenemos un gran debate y la tendencia es o eres amortiguado o eres minimalista pero no hay término medio, cuando lo ideal es buscar el término medio y quedarse con lo mejor de ambas, aunque mi experiencia me ha demostrado que el que prueba el correr natural no quiere volver atrás. Y que si eres amortiguado y no te lesionas no hay motivos para cambiar, pero incluir parte del entrenamiento descalzo tan solo nos aportará cosas buenas a nuestro entrenamiento ya que nos fortalecerá, nos hará ganar flexibilidad, fuerza, propiocepción y eficiencia mecánica. Y si eres minimalistas y un día quieres hacer una ruta más larga o por terreno más complicado puedes usar un calzado convencional si buscas algo más de protección.

También observo que el minimalismos y/o descalcismo está ganando  detractores por varios motivos:

–          Imagino que intereses económicos hacen que interese que la gente no lo pruebe y desconozca sus beneficios, interese más meter miedo y dejar que la industria de calzado, material, plantillas, suplementación…siga su curso.

–          Se crean normativas que impiden que un corredor participe en ciertas pruebas descalzo o con huaraches.

–          En ciertos eventos patrocinadores y/o patrocinados no favorecen la creación de categorías minimalistas.

Y por otro lado que crecen sus adeptos:

–          En países del norte de Europa la venta de calzado minimalista ocupa el 40% del total.

–          En países nórdicos los niños permanecen descalzos en el colegio y crece el número de personas que hacen su vida cotidiana sin calzado. No solo es de países del tercer mundo que por carencia de medios carecen de calzado sofisticado, y no por ello son menos saludables más bien todo lo contrario.

–          Los principales corredores de trail, son defensores de la filosofía de correr con lo mínimo en armonía con la naturaleza, sintiendo y multiplicando las sensaciones, lo más natural posible e imitando a nuestros antepasados cazadores que recorrían grandes distancias en busca de comida.

–          Corredores populares que han sufrido grandes lesiones, han probado todo tipo de calzado, de plantillas, de terapias… y gracias al barefoot han vuelto a sonreir.

–          Corredores populares que disfrutan corriendo en la naturaleza, en manada con el resto de “pies sucios”, donde solo prima el correr por el monte olvidando tiempos, desniveles, pulsaciones, ritmos… para leer a estos corredores os recomiendo el libro “La aventura de correr descalzo” de Sáez, E. .

–          Corredores felices, que multiplican sensaciones, que mejoran su técnica, mejoran su eficiencia mecánica, muchos de ellos practican una dieta evolutiva, complementan con yoga y/o pilates, que les hace más saludables, más fuertes, más resistentes y menos propensos a lesiones.

–          El corredor minimalista también se lesiona por sobrecargas, descompensaciones musculares, pero minimiza el riesgo de aquellas lesiones causadas por mal apoyo, mala técnica, y por impactos repetitivos, por tanto las probabilidades de lesión bajan, y algunas de las que sufren es por tener prisa en la transición y no preparar su musculatura, tendones de forma adecuada.

 

José Luis Campaña Torres

Experto Universitario en Alto Rendimiento, Prevención y Rehabilitación de Lesiones y Psicología Deportiva.

Leer más: http://nomaslesiones.com/webantigua/www.nomaslesiones.com/blog/index.html

Sin Comentarios

Publicar un comentario